La receta perfecta para organizar cursos de cocina

La receta perfecta para organizar cursos de cocina

¿Eres un cocinil­las que se pasa el día preparan­do los mejores platos para tus ami­gos y famil­ia? Entonces puede intere­sarte orga­ni­zar cur­sos para cocineros en ciernes, que quier­an apren­der a preparar rec­etas como autén­ti­cos chefs. Sigue nue­stros con­se­jos para  con­ver­tirte en pro­fe­sor de coci­na y enseña tus mejores rec­etas y tru­cos a tus alum­nos.

Índice

  1. Con­ver­tirte un exper­to en los fogones
  2. Pen­sar tu ofer­ta de cur­sos de coci­na
  3. Crear el pro­gra­ma de los cur­sos al detalle
  4. Lan­zar tus cur­sos de coci­na

1. Convertirte en un experto en los fogones

Todo lle­ga a quien sabe esper­ar… y es impre­scindible que seas un cocinero exper­to antes de lan­zar tus cur­sos de coci­na. Sin embar­go, tam­poco es nece­sario que seas un chef con estrel­las Miche­lin ni que ten­gas un títu­lo recono­ci­do de una escuela de coci­na para poder impar­tir cur­sos. Mien­tras tus cur­sos se diri­jan a par­tic­u­lares, no nece­si­tas ningún diplo­ma. Pero no olvides que es nece­sario ten­er una amplia expe­ri­en­cia para dar cualquier tipo de cur­so. No se te ocur­riría enseñar a con­ducir a alguien si no supieras con­ducir y tuvieras la expe­ri­en­cia sufi­ciente. Con la coci­na pasa lo mis­mo.

Antes de lan­zarte, fór­mate y prac­ti­ca exhaus­ti­va­mente y asegúrate de que dom­i­nas todas las téc­ni­cas de un buen cocinero. Tienes que cono­cer todas las bases como la pal­ma de tu mano. Enseña lo que sabes primero a tus ami­gos y famil­ia; sus comen­tar­ios te ayu­darán a per­fec­cionar las rec­etas y tus méto­dos for­ma­tivos.

2. Pensar tu oferta de cursos de cocina

¿Pre­fieres dar cur­sos de coci­na sin un tema en par­tic­u­lar o enfo­carte en espe­cial­i­dades regionales o téc­ni­cas conc­re­tas? Podemos dividir los cur­sos de coci­na en tres grandes gru­pos:

Los cursos de cocina «general»

Como su nom­bre indi­ca, estos cur­sos son gen­erales, no se enfo­can en un tema con­cre­to. Pueden incluir algunos de los sigu­ientes temas: el aprovechamien­to, los ingre­di­entes bási­cos, la coci­na con los restos del día ante­ri­or, la pre­sentación de nuevos sabores a los niños, etc. Están dirigi­dos sobre todo a prin­cipi­antes, por lo que tu for­ma de abor­dar­los tiene que ser muy pedagóg­i­ca.

Los cursos de cocina técnica

Estos cur­sos se diri­gen a alum­nos más exper­i­men­ta­dos. Estos van a quer­er apren­der téc­ni­cas como la for­ma cor­rec­ta de cor­tar un pol­lo o un salmón, la preparación de platos de niv­el inter­me­dio como los «can­nelés» de Bur­deos, el sushi, la cre­ma ingle­sa, etc.

Los cursos de cocina avanzada

El obje­ti­vo de estos cur­sos es enseñar a los alum­nos la elab­o­ración de platos com­ple­jos uti­lizan­do téc­ni­cas pro­fe­sion­ales, además de apren­der a ges­tionar el tiem­po y desar­rol­lar otras com­pe­ten­cias al más alto niv­el.

Eli­jas el tipo de cur­so que eli­jas, tienes que con­seguir que tu cur­so se difer­en­cie de la ofer­ta que hay en los alrede­dores. Puede ser ten­ta­dor ofre­cer un cur­so sobre un tema orig­i­nal, pero si a la vuelta de la esquina se ofrece un cur­so sim­i­lar, pierde el interés. No dejes de obser­var lo que se está hacien­do en un radio cer­cano al lugar donde vas a impar­tir tus cur­sos.

3. Crear el programa de los cursos al detalle

Como cualquier otro cur­so, un cur­so de coci­na tiene que estar plan­i­fi­ca­do al detalle. Tam­bién tienes que deter­mi­nar los obje­tivos de cada clase. Para ten­er­lo bien ata­do, con­sid­era los sigu­ientes ele­men­tos:

La duración de las clases

No abrumes a tus alum­nos con un mon­tón de infor­ma­ción o datos inútiles. No se quedarán con ella, se abur­rirán… o ambas.

El espacio en el que impartes las clases

¿En tu casa, en un restau­rante, en casa de los alum­nos…? Sea cual sea el espa­cio elegi­do, los están­dares de higiene y seguri­dad tienen que ser los mis­mos que en un restau­rante. Si tus alum­nos se pusier­an enfer­mos tras com­er el pla­to que han elab­o­ra­do, podría ser el fin de tus cur­sos.

Los objetivos del curso

¿Qué habrán apren­di­do tus alum­nos al final del cur­so y de cada clase? Fija con ellos obje­tivos alcan­z­ables en fun­ción de su niv­el y del tiem­po disponible para cada clase.

El material necesario para cocinar

Uten­sil­ios de coci­na, pro­duc­tos, espe­cias, etc. Que no se te olvide ningún ingre­di­ente ni mate­r­i­al nece­sario para la prác­ti­ca de las difer­entes téc­ni­cas y platos que vayáis a coci­nar.

Las recetas

Esto ya lo habías pen­sa­do, ¿no?

Guar­da estos cin­co ele­men­tos en un doc­u­men­to (físi­co o dig­i­tal) para que la estruc­tura de tus cur­sos sea clara y pre­cisa.

4. Lanzar tus cursos de cocina

Ya tienes todo prepara­do para lan­zar tus cur­sos de coci­na, aho­ra toca abrir las inscrip­ciones. Para ello, hay algunos detalles más que tienes que pulir antes de abrir las puer­tas a tus primeros alum­nos:

El precio de las clases

El pre­cio de tus cur­sos depen­derá sobre todo de la duración y la cal­i­dad de los mis­mos. Los pre­cios varían tam­bién de una ciu­dad a otra, según la expe­ri­en­cia del pro­fe­sor y del tipo de cur­so. Un cur­so espe­cial­iza­do en alta repostería será más caro que un cur­so de coci­na gen­er­al. Con Weezevent, crea y estruc­tura los pre­cios de tus cur­sos como mejor te parez­ca.

El número de alumnos

¿Pien­sas dar cur­sos pri­va­dos a un solo alum­no o hac­er cur­sos gru­pales? Si das clase a var­ios alum­nos al mis­mo tiem­po, asegúrate de no sobrepasar el límite que puedes abar­car según el espa­cio y el mate­r­i­al que ten­gas disponible.

La plataforma de inscripción

Antes inclu­so de que lleguen a tu clase tus primeros alum­nos, tra­ta de cono­cer­los lo mejor posi­ble cre­an­do un for­mu­la­rio que ten­gan que rel­lenar en el momen­to de la inscrip­ción. Per­son­al­iza los cam­pos para solic­i­tar datos que sean rel­e­vantes para ti: edad, expe­ri­en­cia en coci­na, uten­sil­ios de coci­na de los que dispone, etc. Si te pre­ocu­pas de crear el for­mu­la­rio per­fec­to, te harás con una base de datos com­ple­ta. Con esta base de datos, podrás acer­carte a tus alum­nos ponién­dote en con­tac­to con ellos de for­ma reg­u­lar, pre­gun­tar­les por sus expe­ri­en­cias culi­nar­ias, invi­tar­les a nuevos cur­sos, etc.

Cuan­do hayas toma­do las prin­ci­pales deci­siones para orga­ni­zar tus cur­sos tenien­do en cuen­ta los ele­men­tos pre­sen­ta­dos, ¡lán­zate a la pisci­na! Des­cubre todas las fun­cional­i­dades de nues­tra platafor­ma de inscrip­ción online:

Orga­ni­zar cur­sos

Comparte este artículo en

Cómo organizar un taller DIY

¿Se te da bien la costura o la restauración de muebles? ¿Sabes hacer velas o cosmética casera? ¡Artistas, profesionales y amateurs, ¿por qué no organizar un taller DIY para compartir vuestras habilidades y promocionar vuestros productos? ¡Os ayudamos!

Leer el artículo