6 ideas originales para animar tus workshops y captar la atención de tu público

6 ideas originales para animar tus workshops y captar la atención de tu público

Enseñar en formato workshop es todo un arte en sí mismo. Los mejores profe­sores consiguen captar la atención, hacer reír, ayudar a entender un tema complicado y, sobre todo, inspirar a sus alumnos. Para conseguir que los alumnos parti­cipen son necesarias la práctica y la experiencia, pero unas cuantas ideas origi­nales te pueden hacer ganar tiempo en tu propio apren­dizaje de la enseñanza. Empieza por estas 6 ideas origi­nales para que tus workshops sean más lúdicos.

Índice

  1. Tirar a la basura tu presen­tación de toda la vida
  2. Cambiar la distri­bución de la sala
  3. Utilizar accesorios graciosos
  4. Proponer juegos
  5. Incluir música
  6. Recom­pensar con premios

1. Tirar a la basura tu presentación de toda la vida

Cada persona aprende de una forma diferente. Hay quien tiene una memoria visual y prefiere por lo tanto las imágenes, vídeos o gráficos, mientras que otros son más recep­tivos a la palabra oral o escrita, a la música, a la lógica o incluso a la actividad física.

A la hora de dirigir un taller, trata de combinar un método de enseñanza clásico con nuevas metodo­logías: presen­ta­ciones audio­vi­suales, juegos inter­ac­tivos, trabajos de grupo, etc. De esta forma, se crea un ambiente de apren­dizaje lúdico e inclusivo.

Por ejemplo, podrías empezar tu workshop con una presen­tación rápida en Power­Point y encade­narla con un fragmento de un podcast actual. A conti­nuación, pide a tus alumnos que creen unas pequeñas viñetas de lo más impor­tante que han sacado del taller y que las presenten al resto del grupo.

2. Cambiar la distribución de la sala

Las salas en las que se imparten los talleres suelen estar colocadas siempre de la misma forma: mesas en filas o en forma de U, con sus sillas. Cuestiona esta distri­bución y sorprende a tus alumnos colocando, por ejemplo, pufs o, todo lo contrario: mesas altas. Sobre todo, deja espacio para moverse. El movimiento aumenta la motivación y alienta la reflexión.

La elección del propio espacio también tiene un impacto en los asistentes. Un espacio luminoso, colorido y bien decorado inspirará más que una sala de reunión con las paredes blancas y sin ventanas.

3. Utilizar accesorios graciosos

Los accesorios como los que puedes encontrar en una tienda de disfraces, pueden hacer tu clase más atractiva y conseguir tener alumnos más impli­cados. Puedes utili­zarlos para repre­sentar el tema de tu workshop o para darle una vuelta al tema y desdra­ma­tizar. Aunque su uso pueda parecer que te da un aire ligera­mente ridículo, el contenido de tu curso será mucho más fácil­mente memori­zable, ¡y memorable!

Tu taller o workshop puede tratar un tema serio, por supuesto, pero la gente aprende mejor cuando se divierte.

4. Proponer juegos

¿Quieres mantener la atención de los asistentes? Apela a su espíritu compe­titivo. Puzzles, adivi­nanzas, cruci­gramas o juegos de memoria, etc., son buenas formas de mantener a los asistentes atentos y concen­trados en un objetivo. Pon un límite de tiempo para que suba la emoción.

Haz un juego de preguntas al finalizar cada parte impor­tante de tu taller. Así, podrás ver quién ha memorizado qué, recom­pensar a los mejores y volver sobre los elementos que no hayan quedado claros.

5. Incluir música

La música puede marcar el ritmo de tu taller y dar energía a tus alumnos antes de la sesión y durante las pausas. Pon música con un tempo rápido para desper­tarles y baja el ritmo en los momentos que requieren concen­tración. La música clásica, por ejemplo, puede ayudar a los estudiantes a concen­trarse cuando están reali­zando una tarea compleja o un trabajo en grupo.

Idea extra: Lleva instru­mentos musicales y anímales a tocarlos en los descansos. Esto no solo será divertido para ellos, sino que además ayudará a que estrechen lazos entre ellos.

6. Recompensar con premios

Los asistentes a un workshop estarán más motivados para aprender si se reconocen y recom­pensan sus esfuerzos. En primer lugar, dales un certi­ficado bien hecho. Piensa también en posibles recom­pensas para cada uno de ellos. Puedes dar también premios especiales: al alumno que más progrese, al más divertido, al que mejor trabaje en equipo, etc.

Así, crearás también conver­sación entre ellos. ¡Que se sientan orgullosos!

Prepárate para organizar talleres inolvidables

Enseñar implica cada vez más entre­tener a una audiencia que comuni­carle infor­mación y conoci­mientos. Haz que tus talleres sean diver­tidos, activos, variados y sorpren­dentes para que los asistentes tengan ganas de aprender contigo.

¿Ya estás listo para lanzar las inscrip­ciones? Descubre todas las funcio­na­li­dades de nuestro sistema haciendo clic en el siguiente botón:

Organizar un taller

Comparte este artículo en