¡Distribúyeme si puedes!

¡Distribúyeme si puedes!

¿Por qué un distribuidor decide conscientemente pasar por delante de su cliente?

  • Para JUSTIFICARSE: al apropi­arse del trá­fi­co orgáni­co, pueden, con pocos gas­tos, jus­ti­ficar la efi­ca­cia de su red o su lid­er­az­go respec­to a un públi­co en con­cre­to (músi­ca elec­tróni­ca, por ejem­p­lo); esto jus­ti­fi­ca tam­bién el plan de comu­ni­cación y las ven­tas prometi­das en la nego­ciación com­er­cial. La ten­den­cia esquizofréni­ca lle­ga en oca­siones muy lejos, entran­do en una sub­as­ta de las pal­abras clave de tu mar­ca cuan­do su red ofrece tam­bién un sis­tema en “mar­ca blan­ca”.
  • Para ALIMENTAR A LA BESTIA: com­pran­do clientes, algunos dis­tribuidores con­struyen o renue­van su propia base de datos para, a con­tin­uación, vendérsela mejor a tu com­pe­ten­cia poten­cial.
  • Porque LES DEJAS HACERLO: que estas prác­ti­cas pro­lif­er­en tam­bién es respon­s­abil­i­dad direc­ta de los pro­mo­tores, que no están sufi­cien­te­mente aler­ta de esta situación. En oca­siones la fal­ta de per­son­al, de seguimien­to… pero sobre todo que es un asun­to que no se ha iden­ti­fi­ca­do como estratégi­co.
  • Porque TRABAJAN A CORTO PLAZO: más que en una relación a largo pla­zo, entran en una estrate­gia de car­rera por su tro­zo de tar­ta, a cos­ta de su cliente. 
  • Y, en oca­siones, por un MODELO DE NEGOCIO CUESTIONABLE: esta hui­da hacia ade­lante tam­bién es la con­se­cuen­cia del enfoque en el cor­to pla­zo de un mod­e­lo económi­co que no es rentable y se ali­men­ta de suce­si­vas recau­da­ciones de fon­dos. Como com­pen­sación, hay que ofre­cer crec­imien­to a los inver­sores. El esque­ma Ponzi  siem­pre aca­ba der­rum­bán­dose, pero mien­tras haya inver­sores con poca visión que sigan ahí, los orga­ni­zadores y sus con­sum­i­dores acabarán siem­pre pagan­do la fac­tura.

En resumen, mien­tras que el prin­ci­pal val­or aña­di­do que ale­gan los dis­tribuidores con­siste en traer audi­en­cia de sus redes, sor­prende ver cómo algunos se arries­gan al hac­er tick­et-jack­ing a sus clientes.

Ticket-jacking3_1

- ¡Ah, dibu­jar sí que se le da bien! (Crédi­tos de la ima­gen — Voutch)

Antología de excusas y justificaciones cuestionables para el ticket-jacking

  • LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL INCONTROLABLE: «Oh, vaya, es automáti­co». Como si las cam­pañas de Google Ads no se pro­gra­masen de for­ma man­u­al…
  • ES CULPA DEL BECARIO: «A nue­stro depar­ta­men­to de aten­ción al cliente se le ha olvi­da­do; se lo comu­ni­co». Excusa clási­ca que per­mite desviar la aten­ción.
  • LA EXCUSA INSOLENTE: «Es legal, ten­emos dere­cho a hac­er­lo». Es cier­to pero sigue sien­do dar­le la vuelta a la tor­tilla. Algunos actores más astu­tos te pil­lan inclu­so ponien­do una autor­ización de esta prác­ti­ca en la letra pequeña de sus con­tratos.
  • LA CULPA DE LOS EXTRANJEROS: «Es para lle­gar a públi­co inter­na­cional». ¿Nada raro entonces por que aparez­ca en Google si estoy en el país del even­to?
  • VAS A VENDER MUCHO CAMPING: «Sólo vendemos paque­tes». Sí, esa eso es lo prometi­do, pero ¿por qué eso aca­ba rep­re­sen­tan­do una parte ínfi­ma de las ven­ta y por qué se están pro­mo­cio­nan­do las entradas sueltas?
  • SE NOS DA MEJOR QUE A TI: «Los clientes aún no están deci­di­dos, vamos a con­tribuir para lle­gar a con­vencer­les». Dis­cul­pa, ¿me estás dicien­do que una pági­na no ofi­cial ten­dría más infor­ma­ción de cal­i­dad?
  • NO SOMOS LOS ÚNICOS: «Los demás tam­bién lo hacen». En ese caso, todo se puede jus­ti­ficar…
  • LA GUINDA: “Está jus­ti­fi­ca­do porque ten­emos que com­pen­sar la pub­li­ci­dad hecha por otros medios”. Sin decir­lo clara­mente, están jus­ti­f­i­can­do la prác­ti­ca dan­do a enten­der que otros tipos de pub­li­ci­dad (carte­les en el metro, pres­en­cia en pun­tos de ven­ta físi­cos…) no alcan­zan al públi­co obje­ti­vo o el vol­u­men sufi­ciente.
  • LA MECÁNICA DEL ABSURDO: “Me nece­si­tas para vender”. Efec­ti­va­mente, si se impi­de que el pro­duc­tor dis­tribuya por sus pro­pios medios, está oblig­a­do a pasar por un dis­tribuidor, espe­cial­mente cuan­do el tick­et-jack­ing se lle­va hacien­do des­de hace varias edi­ciones y el orga­ni­zador no ha crea­do refle­jos para la ven­ta direc­ta y/o no se ha hecho con una base de datos para ser dueño de su even­to. Fijaos en Book­ing en el sec­tor hotele­ro…
  • LO PAGAMOS NOSOTROS: “For­ma parte del plan de comu­ni­cación / vis­i­bil­i­dad que os ofre­ce­mos…”, el coste de los Google Ads a veces inclu­so se cuan­tifi­ca para dar val­or al plan de comu­ni­cación.
  • ARRIBA LAS MANOS: “Si no podemos hac­er ven­tas fáciles de tu mina de oro, vamos a dejar de ayu­darte con tus artis­tas emer­gentes”. De hecho, ¿qué hacen real­mente para ayu­dar al éxi­to de jóvenes prome­sas?

Cuan­do un orga­ni­zador les pil­la con las manos en la masa, hacien­do un tick­et-jack­ing evi­dente, las expli­ca­ciones y jus­ti­fi­ca­ciones sue­len ser gra­ciosas y jugosas y, pequeño extra: a veces inclu­so apare­cen en las pre­senta­ciones com­er­ciales.

Ticket-jacking3_2

- He sido un escritor que no escribía. Luego un  com­pos­i­tor que no com­ponía. Pero he deci­di­do dejar­lo: aho­ra soy un dis­tribuidor que no vende. (Crédi­tos — Voutch)

¡Nos vemos por weezevent.com!

Ver­sión orig­i­nal en francés de este artícu­lo: Pierre-Hen­ri Debal­lon, Co-fun­dador y CEO de Weezevent.

Comparte este artículo en

Radiografía del público de tu evento

En una división muy maniquea, podemos considerar que el público de cualquier evento se puede clasificar en dos grandes grupos: el público cautivo y el público no cautivo. Lo lógico es que, partiendo de esta clasificación, la estrategia de venta de entradas para unos y otros sea diferente, tanto en términos de marketing-mix como de herramientas y, por lo tanto, de canales de venta. Por ello, es fundamental, en primer lugar, tener claro lo que define y califica a estos dos grupos de espectadores.

Leer el artículo

Una distribución para cada público

Salvo que se hagan mal las cosas, no hay que dirigirse al público cautivo de la misma forma que al público no cautivo y, sobre todo, no hay que hacerlo utilizando los mismo canales de distribución: con el público cautivo tienes que tratar tú directamente, sin intermediarios, utilizando un software de venta de entradas en marca blanca; por el contrario, para conquistar al público no cautivo, conviene apoyarse en distribuidores, que se dedican a ello y este es su punto fuerte.

Leer el artículo