¡Distribúyeme si puedes!

¡Distribúyeme si puedes!

¿Por qué un distribuidor decide conscientemente pasar por delante de su cliente?

  • Para JUSTIFICARSE: al apropi­arse del trá­fi­co orgáni­co, pueden, con pocos gas­tos, jus­ti­ficar la efi­ca­cia de su red o su lid­er­az­go respec­to a un públi­co en con­cre­to (músi­ca elec­tróni­ca, por ejem­p­lo); esto jus­ti­fi­ca tam­bién el plan de comu­ni­cación y las ven­tas prometi­das en la nego­ciación com­er­cial. La ten­den­cia esquizofréni­ca lle­ga en oca­siones muy lejos, entran­do en una sub­as­ta de las pal­abras clave de tu mar­ca cuan­do su red ofrece tam­bién un sis­tema en “mar­ca blan­ca”.
  • Para ALIMENTAR A LA BESTIA: com­pran­do clientes, algunos dis­tribuidores con­struyen o renue­van su propia base de datos para, a con­tin­uación, vendérsela mejor a tu com­pe­ten­cia poten­cial.
  • Porque LES DEJAS HACERLO: que estas prác­ti­cas pro­lif­er­en tam­bién es respon­s­abil­i­dad direc­ta de los pro­mo­tores, que no están sufi­cien­te­mente aler­ta de esta situación. En oca­siones la fal­ta de per­son­al, de seguimien­to… pero sobre todo que es un asun­to que no se ha iden­ti­fi­ca­do como estratégi­co.
  • Porque TRABAJAN A CORTO PLAZO: más que en una relación a largo pla­zo, entran en una estrate­gia de car­rera por su tro­zo de tar­ta, a cos­ta de su cliente. 
  • Y, en oca­siones, por un MODELO DE NEGOCIO CUESTIONABLE: esta hui­da hacia ade­lante tam­bién es la con­se­cuen­cia del enfoque en el cor­to pla­zo de un mod­e­lo económi­co que no es rentable y se ali­men­ta de suce­si­vas recau­da­ciones de fon­dos. Como com­pen­sación, hay que ofre­cer crec­imien­to a los inver­sores. El esque­ma Ponzi  siem­pre aca­ba der­rum­bán­dose, pero mien­tras haya inver­sores con poca visión que sigan ahí, los orga­ni­zadores y sus con­sum­i­dores acabarán siem­pre pagan­do la fac­tura.

En resumen, mien­tras que el prin­ci­pal val­or aña­di­do que ale­gan los dis­tribuidores con­siste en traer audi­en­cia de sus redes, sor­prende ver cómo algunos se arries­gan al hac­er tick­et-jack­ing a sus clientes.

Ticket-jacking3_1

- ¡Ah, dibu­jar sí que se le da bien! (Crédi­tos de la ima­gen — Voutch)

Antología de excusas y justificaciones cuestionables para el ticket-jacking

  • LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL INCONTROLABLE: «Oh, vaya, es automáti­co». Como si las cam­pañas de Google Ads no se pro­gra­masen de for­ma man­u­al…
  • ES CULPA DEL BECARIO: «A nue­stro depar­ta­men­to de aten­ción al cliente se le ha olvi­da­do; se lo comu­ni­co». Excusa clási­ca que per­mite desviar la aten­ción.
  • LA EXCUSA INSOLENTE: «Es legal, ten­emos dere­cho a hac­er­lo». Es cier­to pero sigue sien­do dar­le la vuelta a la tor­tilla. Algunos actores más astu­tos te pil­lan inclu­so ponien­do una autor­ización de esta prác­ti­ca en la letra pequeña de sus con­tratos.
  • LA CULPA DE LOS EXTRANJEROS: «Es para lle­gar a públi­co inter­na­cional». ¿Nada raro entonces por que aparez­ca en Google si estoy en el país del even­to?
  • VAS A VENDER MUCHO CAMPING: «Sólo vendemos paque­tes». Sí, esa eso es lo prometi­do, pero ¿por qué eso aca­ba rep­re­sen­tan­do una parte ínfi­ma de las ven­ta y por qué se están pro­mo­cio­nan­do las entradas sueltas?
  • SE NOS DA MEJOR QUE A TI: «Los clientes aún no están deci­di­dos, vamos a con­tribuir para lle­gar a con­vencer­les». Dis­cul­pa, ¿me estás dicien­do que una pági­na no ofi­cial ten­dría más infor­ma­ción de cal­i­dad?
  • NO SOMOS LOS ÚNICOS: «Los demás tam­bién lo hacen». En ese caso, todo se puede jus­ti­ficar…
  • LA GUINDA: “Está jus­ti­fi­ca­do porque ten­emos que com­pen­sar la pub­li­ci­dad hecha por otros medios”. Sin decir­lo clara­mente, están jus­ti­f­i­can­do la prác­ti­ca dan­do a enten­der que otros tipos de pub­li­ci­dad (carte­les en el metro, pres­en­cia en pun­tos de ven­ta físi­cos…) no alcan­zan al públi­co obje­ti­vo o el vol­u­men sufi­ciente.
  • LA MECÁNICA DEL ABSURDO: “Me nece­si­tas para vender”. Efec­ti­va­mente, si se impi­de que el pro­duc­tor dis­tribuya por sus pro­pios medios, está oblig­a­do a pasar por un dis­tribuidor, espe­cial­mente cuan­do el tick­et-jack­ing se lle­va hacien­do des­de hace varias edi­ciones y el orga­ni­zador no ha crea­do refle­jos para la ven­ta direc­ta y/o no se ha hecho con una base de datos para ser dueño de su even­to. Fijaos en Book­ing en el sec­tor hotele­ro…
  • LO PAGAMOS NOSOTROS: “For­ma parte del plan de comu­ni­cación / vis­i­bil­i­dad que os ofre­ce­mos…”, el coste de los Google Ads a veces inclu­so se cuan­tifi­ca para dar val­or al plan de comu­ni­cación.
  • ARRIBA LAS MANOS: “Si no podemos hac­er ven­tas fáciles de tu mina de oro, vamos a dejar de ayu­darte con tus artis­tas emer­gentes”. De hecho, ¿qué hacen real­mente para ayu­dar al éxi­to de jóvenes prome­sas?

Cuan­do un orga­ni­zador les pil­la con las manos en la masa, hacien­do un tick­et-jack­ing evi­dente, las expli­ca­ciones y jus­ti­fi­ca­ciones sue­len ser gra­ciosas y jugosas y, pequeño extra: a veces inclu­so apare­cen en las pre­senta­ciones com­er­ciales.

Ticket-jacking3_2

- He sido un escritor que no escribía. Luego un  com­pos­i­tor que no com­ponía. Pero he deci­di­do dejar­lo: aho­ra soy un dis­tribuidor que no vende. (Crédi­tos — Voutch)

¡Nos vemos por weezevent.com!

Ver­sión orig­i­nal en francés de este artícu­lo: Pierre-Hen­ri Debal­lon, Co-fun­dador y CEO de Weezevent.

Comparte este artículo en