Una distribución para cada público

Una distribución para cada público

Sal­vo que se hagan mal las cosas, no hay que diri­girse al públi­co cau­ti­vo de la mis­ma for­ma que al públi­co no cau­ti­vo y, sobre todo, no hay que hac­er­lo uti­lizan­do los mis­mo canales de dis­tribu­ción: con el públi­co cau­ti­vo tienes que tratar tú direc­ta­mente, sin inter­me­di­ar­ios, uti­lizan­do un soft­ware de ven­ta de entradas en mar­ca blan­ca; por el con­trario, para con­quis­tar al públi­co no cau­ti­vo, con­viene apo­yarse en dis­tribuidores, que se ded­i­can a ello y este es su pun­to fuerte.

Un cliente cau­ti­vo está al tan­to de tus novedades, te sigue en redes sociales, lee la pren­sa local o pro­fe­sion­al, está suscrito a tus newslet­ters y aca­ba vis­i­tan­do de for­ma más o menos reg­u­lar alguno de tus canales de comu­ni­cación, espe­cial­mente tu pági­na web. Como tu obje­ti­vo es vender entradas, tienes que tratar tu pági­na web como si fuera el local de tu tien­da y tus entradas como pro­duc­tos. Par­tien­do de esta base, sería total­mente ilógi­co y con­trapro­duc­ti­vo diri­gir a los com­pradores a «Los pun­tos de ven­ta habituales/oficiales». Imagí­nate que al ir a com­prar una bar­ra de pan en la panadería, el panadero te indi­ca que sal­gas de la panadería, cruces la calle, entres en un super­me­r­ca­do, te crees una tar­je­ta de socio, le pon­gas una con­traseña, indiques el nom­bre de tu primer hám­ster… todo ello para com­prar la mis­ma bar­ra de pan, y a un pre­cio alto…

Además de la expe­ri­en­cia de usuario, se están hacien­do las cosas del revés con este tipo de prác­ti­cas.

Así, tienes que inte­grar, en la propia web de tu even­to, un sis­tema de ven­ta de entradas que te per­mi­ta con­ver­tir a los clientes poten­ciales (los vis­i­tantes) en clientes finales (asis­tentes). Este con­cep­to es el que nos llevó a crear Weezevent en 2008 para ofre­cer a los orga­ni­zadores el máx­i­mo de her­ramien­tas posi­ble, espe­cial­mente para que puedan vender medi­ante un sis­tema de autodis­tribu­ción. Por lo tan­to, nue­stro papel es pura­mente téc­ni­co; no somos dis­tribuidores.


Por su parte, los dis­tribuidores tienen la capaci­dad de con­seguir atraer a tu even­to a per­sonas que no hubier­an lle­ga­do de for­ma nat­ur­al, al menos no sin su inter­ven­ción. A menos que con­si­gas el sold-out sin esfuer­zos, nece­si­tas a los dis­tribuidores para lle­gar a un públi­co nue­vo y dar­le a cono­cer tu ofer­ta. Para este propósi­to, son muy útiles y apor­tan real­mente un val­or aña­di­do. Aunque sus comi­siones son más altas, están jus­ti­fi­cadas porque no supo­nen sólo el pago de una her­ramien­ta téc­ni­ca sino, sobre todo, de una pres­en­cia pub­lic­i­taria ante una audi­en­cia de la que no dispo­nen los soft­ware pure-play­er (por ejem­p­lo, no se vende ningu­na entra­da en la web de Weezevent ya que somos un soft­ware y no un por­tal de com­pra).

A veces, a quien entre tu públi­co cau­ti­vo, se decanta por hac­er la com­pra a través de un dis­tribuidor porque le da la impre­sión de una doble seguri­dad o porque de esta for­ma puede obten­er una entra­da físi­ca. Aunque sea sólo por esta razón, es impor­tante seguir aso­cián­dose con un dis­tribuidor.

Exis­ten redes de dis­tribu­ción gen­er­al­is­tas, algu­nas de ellas con may­or pres­en­cia en deter­mi­na­dos sec­tores (Entradas.com > teatro, musi­cales / Eventbrite / El Corte Inglés > espec­tácu­los / Tick­et­mas­ter > músi­ca), otras más espe­cial­izadas por sec­tor (Wego > músi­ca / Entradasat­u­al­cance > músi­ca) o inclu­so redes de dis­tribu­ción locales, espe­cial­izadas en un ámbito geográ­fi­co (Ataquil­la > Gali­cia / Atrá­pa­lo > Cataluña).

Sean quienes sean los dis­tribuidores elegi­dos, su labor es realizar ven­tas incre­men­tales, lle­gar a un públi­co para dar a cono­cer y hac­er que com­pren sus entradas para tu even­to. Un dis­tribuidor es más fuerte cuan­to mejor haya con­stru­i­do su red y más potente sea ésta, ya sea online o en pun­to de ven­ta físi­co.

Pero no olvidemos que hay que uti­lizar la audi­en­cia de los dis­tribuidores por las razones cor­rec­tas y en el momen­to ade­cua­do; si no ten­emos esto en cuen­ta el ries­go de cani­bal­ización es alto. Mien­tras cada uno cumpla con su papel, todos con­tentos, pero por des­gra­cia la real­i­dad no es exac­ta­mente así, como te con­tare­mos muy pron­to en un artícu­lo cen­tra­do en lo que lla­mamos tick­et-jack­ing.

¡Nos vemos por weezevent.com!

Ver­sión orig­i­nal en francés de este artícu­lo: Pierre-Hen­ri Debal­lon, Co-fun­dador y CEO de Weezevent.

Comparte este artículo en