Cómo utilizar el poder del storytelling para presentar tu evento

Cómo utilizar el poder del storytelling para presentar tu evento

Cuan­do estás orga­ni­zan­do un even­to, siem­pre lle­ga el momen­to de ten­er que pre­sen­tar­lo, ya sea por escrito o de for­ma oral. Para ello, ten­drás que apo­yarte en el sto­ry­telling, tér­mi­no que se ha con­ver­tido en un mantra del mar­ket­ing en los últi­mos años. ¿Te has pre­gun­ta­do en qué medi­da y cómo cuen­tas la his­to­ria de tu even­to a la hora de pre­sen­tar­lo? El sto­ry­telling te ayu­da a crear una comu­nidad impli­ca­da con tu his­to­ria pasa­da, pre­sente y futu­ra, más allá de los límites físi­cos de tu even­to.

En este artícu­lo, vamos a ver cómo los orga­ni­zadores de even­tos pueden aprovechar el poder del sto­ry­telling para pre­sen­tar mejor su even­to y con­vencer a los asis­tentes.

¿A qué nos referimos con utilizar el storytelling en este contexto?

Empece­mos cen­tran­do el tema: el sto­ry­telling, a la hora de pre­sen­tar tu even­to, hace ref­er­en­cia a todo lo que pue­da ayu­dar a crear un vín­cu­lo emo­cional entre los asis­tentes y tu even­to. Es la his­to­ria que human­iza lo que haces y lo que dices a los asis­tentes, que lo lle­va todo a un niv­el más pro­fun­do que una transac­ción pura y dura. Si lo car­i­ca­tur­izamos, el men­saje menos human­iza­do ven­dría a ser algo como: «Vendemos zap­atos. Com­pra nue­stros zap­atos.»

¿Por qué contar la historia de tu evento?

Puede que hayas ven­di­do las entradas a tu even­to sin difi­cul­tad y sin haberte para­do a pen­sar en la his­to­ria de tu even­to. Entonces, ¿por qué hac­er­lo aho­ra? Para empezar, ¡seguro que ya has vivi­do y con­stru­i­do una his­to­ria potente en torno a tu fes­ti­val sin siquiera ser con­sciente de ello, lo que es per­fec­to! A par­tir de aho­ra, puedes dar­le for­ma por escrito en un doc­u­men­to para uti­lizar­lo como ref­er­en­cia y, en el futuro, man­ten­er una coheren­cia, tam­bién en todos tus canales de comu­ni­cación. Tam­bién te servirá como guía para tus nuevos colab­o­radores. 

Preguntas básicas que hacerse antes de presentar un evento

Cada even­to tiene su propia his­to­ria. Aquí tienes algu­nas pre­gun­tas para guiarte en la reflex­ión sobre qué vas a comu­nicar. Escribe las respues­tas en un doc­u­men­to si eres el creador del even­to, o haz­lo en for­ma de entre­vista a esa per­sona. ¡Y no dudes en com­par­tir­lo con todo el equipo!

  • ¿Cuán­do y dónde se lanzó tu even­to?
  • ¿Por qué decidiste mon­tar este even­to?
  • ¿A qué os dedicábais tú y el resto de los miem­bros del equipo antes de mon­tar el even­to?
  • ¿Cuáles eran tus expec­ta­ti­vas sobre el even­to en el momen­to de su lan­za­mien­to?
  • ¿Cómo de difí­cil fue mon­tar y lan­zar este even­to? ¿Qué difi­cul­tades superaste?
  • ¿Cómo ha evolu­ciona­do y se ha desar­rol­la­do el even­to a lo largo del tiem­po?
  • ¿Quiénes son los asis­tentes a tu even­to? ¿Qué les trae al even­to y les hace volver?
  • ¿Qué obje­tivos has alcan­za­do con el even­to?
  • ¿Qué metas te planteas de for­ma per­ma­nente y cuáles son tus deseos para el futuro?

Pon­er negro sobre blan­co de dónde vienes y adónde te diriges, te otor­ga una direc­ción estratég­i­ca. Esto tam­bién te facili­ta la iden­ti­fi­cación de las per­sonas y empre­sas colab­o­rado­ras que ten­drían que unirse a la aven­tu­ra.

¿Para quién estás escribiendo la presentación?

Para dar con las his­to­rias que cap­tarán la aten­ción y lle­garán a los asis­tentes a tu even­to, tienes que pen­sar más allá de sus car­ac­terís­ti­cas demográ­fi­cas —edad, sexo, situación lab­o­ral, ingre­sos, etc.—. Tienes que saber quiénes son. Para ello, tra­ta de iden­ti­ficar los per­files tipo de los asis­tentes y lo que cada tipología bus­ca cubrir. Por ejem­p­lo:

  • ejec­u­ti­vo ambi­cioso que quiere impul­sar su car­rera;
  • padre o madre cansa­do que bus­ca tiem­po para sí mis­mo;
  • joven adul­to loco por la tec­nología y al que le gus­taría encon­trar el amor “en el mun­do real”.

¿Qué lla­ma la aten­ción a estas per­sonas? ¿Qué les inqui­eta? ¿A qué retos se tienen que enfrentar? ¿De qué tienen miedo? ¿Cuáles son sus sueños? Cuan­to mejor conoz­cas a los asis­tentes a tu even­to, más capaz serás de cap­tar su aten­ción. Así, puedes seg­men­tar tus comu­ni­ca­ciones y destacar una parte u otra de tu his­to­ria en fun­ción del per­fil, para alcan­zar difer­entes obje­tivos.

¿Cuál es el perfil de tu evento?

Habi­en­do ya iden­ti­fi­ca­do las car­ac­terís­ti­cas de los asis­tentes a tu even­to, tam­bién toca mirarse uno mis­mo. Imag­i­na tu even­to como si fuera una per­sona: si te ayu­da, dale inclu­so un nom­bre y descrí­bela. ¿Cómo sería físi­ca­mente? ¿Vestiría a la últi­ma o con un esti­lo clási­co? ¿A qué par­tido políti­co votaría? ¿Qué músi­ca le gus­taría? ¿Se iría de vaca­ciones a explo­rar lugares descono­ci­dos las pasaría leyen­do un libro en la playa?

Aunque estas pre­gun­tas te parez­can ridícu­las te ayu­darán a con­stru­ir una per­son­al­i­dad conc­re­ta para tu even­to. A par­tir de ahí, será mucho más fácil encon­trar el tono en el que expre­sarte y redac­tar la descrip­ción de tu even­to.

¿Cómo influye la historia de tu evento en tu comunicación?

El obje­ti­vo es que la his­to­ria de tu even­to esté de algu­na man­era pre­sente en todos y cada uno de los men­sajes que el asis­tente reci­ba prove­niente de tu even­to, inde­pen­di­en­te­mente del canal de comu­ni­cación, ya sea online o de for­ma pres­en­cial, en tu pági­na web o en tu microsite Weezevent, en tus redes sociales, en tus anun­cios pub­lic­i­tar­ios, durante la inscrip­ción a tu even­to, a través del ser­vi­cio de aten­ción al cliente e inclu­so en los agradec­imien­tos que envíes tras el even­to.

No se tra­ta sola­mente de man­ten­er un tono coher­ente sino tam­bién de inspi­rar con­tin­u­a­mente a los asis­tentes y no dejar de comu­nicar tus val­ores. La his­to­ria de tu even­to tam­bién tiene que con­tar una bue­na his­to­ria, incluir relatos per­son­ales y des­en­ca­denar una respues­ta emo­cional.

Por ejem­p­lo, si pub­li­cas una foto de lo que está pasan­do entre basti­dores en tu even­to, acom­páñala de un comen­tario que cuente una his­to­ria: «A Paula, nues­tra orga­ni­zado­ra de even­tos, se le ha caí­do el café en el orde­nador y, por si fuera poco, se ha queda­do 30 min­u­tos encer­ra­da en el ascen­sor. Ha habido días mejores en #Nom­bre­detueven­to». Has­ta el even­to más serio puede ganarse la sim­patía de los asis­tentes y con­seguir de ellos un may­or com­pro­miso conectan­do con ellos a través de his­to­rias per­son­ales.

Encontrar inspiración

Trans­for­mar la comu­ni­cación de tu even­to y empezar a sem­brar­la de relatos puede pare­cer un reto, pero ten en cuen­ta que no tienes por qué con­tar sola­mente tus propias his­to­rias: los asis­tentes a tu even­to pueden con­ver­tirse en un gran recur­so. Com­par­tir his­to­rias reales de asis­tentes crea con­fi­an­za y fideliza. Es la mejor man­era de demostrar los ben­efi­cios que tu even­to apor­ta a tu públi­co. Inte­grar a los asis­tentes en las his­to­rias de tu even­to y en tu comu­ni­cación siem­pre apor­ta aut­en­ti­ci­dad a tu rela­to.

Conclusión

A todos nos gus­tan las his­to­rias. Si quieres que tu audi­en­cia te dedique su aten­ción, no le abur­ras con hechos y cifras; dale una his­to­ria que le pue­da engan­char. Pon a los asis­tentes en el cen­tro de tu his­to­ria y ten­drás su interés garan­ti­za­do.

Con­seguirás vender aún más entradas y ten­er más impacto si comu­ni­cas uti­lizan­do las her­ramien­tas ade­cuadas para tu even­to en par­tic­u­lar.

 

Estés en el pun­to que estés en la preparación de tu even­to, Weezevent te puede ayu­dar. Hazte la vida más fácil hacien­do clic aquí:

Más infor­ma­ción

¡Nos vemos por weezevent.com!

Comparte este artículo en