Organizar un retiro de yoga en 5 pasos

Organizar un retiro de yoga en 5 pasos

Organizar un retiro de yoga requiere tener en cuenta muchos detalles, tanto durante la prepa­ración como durante el retiro en sí. Tendrás que hacer malabares con muchos elementos para gestio­narlos todos con calma y evitar sorpresas. Por eso te traemos esta pequeña guía que te ayudará a tener claros los pasos a seguir para la organi­zación de tu próximo retiro de yoga.

  1. La prepa­ración previa
  2. Escoger un centro
  3. Plani­ficar activi­dades
  4. Promo­cionar el retiro
  5. Comunícate con el grupo
  6. Otros consejos

1. La preparación previa

¿Has parti­cipado recien­te­mente en algún retiro de yoga? Puede ser buena idea vivirlo como asistente antes de lanzarte en la organi­zación de uno. Puedes incluso ofrecer tu ayuda al organi­zador del retiro al que asistas durante la prepa­ración del mismo. Toma nota de lo que te gustaría aplicar o cambiar para tus retiros. También puedes hablar con otros profe­sores para recoger datos sobre las expec­ta­tivas que pueden tener otras personas para no basarte sólo en lo que a ti te gustaría. Los forums y grupos de Facebook también pueden ser útiles para esto.

Por muy relajante que sea el entorno en el que organices el retiro, ser el respon­sable de un retiro de yoga no lo es tanto. Por eso es impor­tante que incluyas en el horario del retiro, todos los días, momentos en los que tú te puedas relajar. Al fin y al cabo, tienes que cuidar de ti en primer lugar, dando ejemplo a los asistentes.

Controla con buen juicio tu energía y tus gastos. ¿Cuánto tiempo, dinero y energía estás dispuesto a invertir? ¿Qué partes puedes controlar y cuáles puedes delegar?

Perso­naliza tu retiro de yoga. ¡Hay tantos hoy en día que es impres­cin­dible que te diferencies! Para ello, asegúrate, durante la prepa­ración, de que quede impregnado de tu estilo de acompa­ña­miento y de tu perso­na­lidad. Esto te ayudará también a escoger el lugar ideal. Piensa en los entornos y países en los que has parti­cipado en las mejores sesiones de yoga que recuerdes y busca las zonas que más se les parezcan.

2. Escoger un centro

Una vez hayas decidido qué zona se ajusta mejor al ambiente de tu retiro de yoga, tienes que escoger el espacio concreto en el que reali­zarlo. Haz una lista con los centros de retiro de la zona escogida. Lo ideal sería poder visitar los 3 centros que más te gusten para tomar la decisión final a partir de ahí. Si no fuera posible, comunícate todo lo posible con el centro escogido y pide toda la infor­mación posible para asegu­rarte de que se ajusta a tus expec­ta­tivas. No te digas «ya veremos una vez allí». Todo tiene que estar perfec­ta­mente claro con antelación.

El centro tiene que ser profe­sional, bien organizado, mostrarse dispo­nible. La comida de buena calidad y un espacio de yoga cómoda y acogedora son puntos priori­tarios. Ponte también en el lugar del centro, que no conoce necesa­ria­mente tus expec­ta­tivas y necesi­dades: cuando más clara­mente y con mayor precisión las comuniques, más probable será que lo que te ofrezcan esté a la altura.

3. Planificar actividades

Cuando se organiza un retiro de yoga, es impor­tante crear un horario detallado con las activi­dades. Esto te servirá también para alimentar tus redes sociales y otros medios de promoción y comuni­cación. Pero tampoco plani­fiques todo el retiro de forma crono­me­trada. Deja espacio para la flexi­bi­lidad y la espon­ta­neidad. Cada grupo es diferente y tendrás que adaptarte a medida que vayas conociendo a los asistentes. Deja cierta libertad para que cada uno viva su propia experiencia.

Da tiempo libre a los asistentes entre sesión y sesión de yoga. Al fin y al cabo, es un retiro de reposo. En cuanto a las activi­dades que no son yoga —como rutas en la naturaleza o surf—, plantéalas como opcio­nales.

4. Promocionar el retiro

La comuni­cación es clave durante la organi­zación de tu primer retiro de yoga. Busca en primer lugar atraer a quienes parti­cipan habitual­mente en tus clases habituales. Puedes ofrecerles un precio reducido para el retiro. También les puedes ofrecer algún tipo de promoción si recomiendan tu retiro de yoga a un amigo. De esta forma, estarás creando una red: los parti­ci­pantes habituales de tus clases llevan a sus amigos, que a su vez llevan a los suyos, etc.

No dudes en recoger las direc­ciones de correo electrónico de todo el mundo. Envía infor­mación sobre el retiro de forma regular —los e‑mails que se envían pronto por la mañana entre el lunes y el miércoles suelen tener más lectores que el resto—.

Crea también una página web o utiliza un microsite Weezevent para colgar toda la infor­mación de forma perenne. Haz lo mismo en Facebook, creando una Página o un Grupo dedicado a tu retiro.

Amplía tu público organi­zando de forma puntual cursos en salas o centros de yoga diferentes de donde impartes habitual­mente tus clases. Tras varios retiros organi­zados, los más fieles repetirán una edición tras otra.

5. Comunícate con el grupo

Una vez tengas los primeros inscritos a tu retiro, empieza a comuni­carte con ellos para que sepan exacta­mente qué pueden esperar. También tendrás que recoger infor­mación sobre ellos, ya sea para ti o para trans­mi­tirla al centro de retiro. Si has sido previsor y has incluido un formu­lario de inscripción completo, tendrás todo lo que necesitas desde el mismo momento de la inscripción: tipo de alimen­tación, certi­ficado médico, nivel de yoga, historial de lesiones, persona de contacto en caso de urgencia, etc.

Te recomen­damos enviar tres e‑mails, espaciados, antes de tu retiro de yoga:

  • Consejos de viaje
    • Los asistentes a tu retiro no tienen por qué estar, todos ellos, acostum­brados a viajar. Dales infor­mación clave sobre qué llevar y, sobre todo, qué no olvidar en ningún caso.
  • Pautas para la estancia
    • Fija unas reglas en función de tus prefe­rencias: puntua­lidad, consumo del alcohol, etc. Es funda­mental que las comuniques con toda la antelación posible antes de la salida.
  • Horario y agenda del retiro
    • De esta forma, crearás emoción y ganas en los asistentes, que se proyec­tarán hasta la fecha del retiro.

6. Otros consejos

No olvides el tema de los seguros y la respon­sa­bi­lidad civil. Exige que los asistentes hayan contratado un seguro de viaje antes de acudir al retiro y hazles firmar un descargo de respon­sa­bi­lidad.

Sé creativo en la prepa­ración de tu retiro de yoga. La mayoría de estos eventos utiliza las mismas fórmulas, por lo que el tuyo debería diferen­ciarse ofreciendo activi­dades que salgan de lo común. ¡Cuanto más difícil de copiar sea el programa de tu retiro de yoga, más atractivo será para los poten­ciales asistentes!

Ya están en tu mano todas las cartas para organizar tu retiro de yoga. ¡No te falta nada más que una herra­mienta de inscripción online todo en uno y tu prepa­ración estará lista para despegar! Descubre todas las ventajas de nuestra plata­forma de inscripción online haciendo clic en el siguiente botón:

Más infor­mación

¡Nos vemos por weezevent.com!

Comparte este artículo en