Organizar un retiro de yoga en 5 pasos

Organizar un retiro de yoga en 5 pasos

Orga­ni­zar un retiro de yoga requiere ten­er en cuen­ta muchos detalles, tan­to durante la preparación como durante el retiro en sí. Ten­drás que hac­er mal­abares con muchos ele­men­tos para ges­tionar­los todos con cal­ma y evi­tar sor­pre­sas. Por eso te trae­mos esta pequeña guía que te ayu­dará a ten­er claros los pasos a seguir para la orga­ni­zación de tu próx­i­mo retiro de yoga.

  1. La preparación pre­via
  2. Escoger un cen­tro
  3. Plan­i­ficar activi­dades
  4. Pro­mo­cionar el retiro
  5. Comuní­cate con el grupo
  6. Otros con­se­jos

1. La preparación previa

¿Has par­tic­i­pa­do recien­te­mente en algún retiro de yoga? Puede ser bue­na idea vivir­lo como asis­tente antes de lan­zarte en la orga­ni­zación de uno. Puedes inclu­so ofre­cer tu ayu­da al orga­ni­zador del retiro al que asis­tas durante la preparación del mis­mo. Toma nota de lo que te gus­taría aplicar o cam­biar para tus retiros. Tam­bién puedes hablar con otros pro­fe­sores para recoger datos sobre las expec­ta­ti­vas que pueden ten­er otras per­sonas para no basarte sólo en lo que a ti te gus­taría. Los forums y gru­pos de Face­book tam­bién pueden ser útiles para esto.

Por muy rela­jante que sea el entorno en el que organ­ices el retiro, ser el respon­s­able de un retiro de yoga no lo es tan­to. Por eso es impor­tante que incluyas en el horario del retiro, todos los días, momen­tos en los que tú te puedas rela­jar. Al fin y al cabo, tienes que cuidar de ti en primer lugar, dan­do ejem­p­lo a los asis­tentes.

Con­tro­la con buen juicio tu energía y tus gas­tos. ¿Cuán­to tiem­po, dinero y energía estás dis­puesto a inver­tir? ¿Qué partes puedes con­tro­lar y cuáles puedes del­e­gar?

Per­son­al­iza tu retiro de yoga. ¡Hay tan­tos hoy en día que es impre­scindible que te difer­en­cies! Para ello, asegúrate, durante la preparación, de que quede impreg­na­do de tu esti­lo de acom­pañamien­to y de tu per­son­al­i­dad. Esto te ayu­dará tam­bién a escoger el lugar ide­al. Pien­sa en los entornos y país­es en los que has par­tic­i­pa­do en las mejores sesiones de yoga que recuerdes y bus­ca las zonas que más se les parez­can.

2. Escoger un centro

Una vez hayas deci­di­do qué zona se ajus­ta mejor al ambi­ente de tu retiro de yoga, tienes que escoger el espa­cio con­cre­to en el que realizar­lo. Haz una lista con los cen­tros de retiro de la zona escogi­da. Lo ide­al sería poder vis­i­tar los 3 cen­tros que más te gusten para tomar la decisión final a par­tir de ahí. Si no fuera posi­ble, comuní­cate todo lo posi­ble con el cen­tro escogi­do y pide toda la infor­ma­ción posi­ble para ase­gu­rarte de que se ajus­ta a tus expec­ta­ti­vas. No te digas «ya ver­e­mos una vez allí». Todo tiene que estar per­fec­ta­mente claro con antelación.

El cen­tro tiene que ser pro­fe­sion­al, bien orga­ni­za­do, mostrarse disponible. La comi­da de bue­na cal­i­dad y un espa­cio de yoga cómo­da y acoge­do­ra son pun­tos pri­or­i­tar­ios. Ponte tam­bién en el lugar del cen­tro, que no conoce nece­sari­a­mente tus expec­ta­ti­vas y necesi­dades: cuan­do más clara­mente y con may­or pre­cisión las comu­niques, más prob­a­ble será que lo que te ofrez­can esté a la altura.

3. Planificar actividades

Cuan­do se orga­ni­za un retiro de yoga, es impor­tante crear un horario detal­la­do con las activi­dades. Esto te servirá tam­bién para ali­men­tar tus redes sociales y otros medios de pro­mo­ción y comu­ni­cación. Pero tam­poco plan­i­fiques todo el retiro de for­ma cronome­tra­da. Deja espa­cio para la flex­i­bil­i­dad y la espon­tanei­dad. Cada grupo es difer­ente y ten­drás que adap­tarte a medi­da que vayas cono­cien­do a los asis­tentes. Deja cier­ta lib­er­tad para que cada uno viva su propia expe­ri­en­cia.

Da tiem­po libre a los asis­tentes entre sesión y sesión de yoga. Al fin y al cabo, es un retiro de reposo. En cuan­to a las activi­dades que no son yoga —como rutas en la nat­u­raleza o surf—, plan­téalas como opcionales.

4. Promocionar el retiro

La comu­ni­cación es clave durante la orga­ni­zación de tu primer retiro de yoga. Bus­ca en primer lugar atraer a quienes par­tic­i­pan habit­ual­mente en tus clases habit­uales. Puedes ofre­cer­les un pre­cio reduci­do para el retiro. Tam­bién les puedes ofre­cer algún tipo de pro­mo­ción si recomien­dan tu retiro de yoga a un ami­go. De esta for­ma, estarás cre­an­do una red: los par­tic­i­pantes habit­uales de tus clases lle­van a sus ami­gos, que a su vez lle­van a los suyos, etc.

No dudes en recoger las direc­ciones de correo elec­tróni­co de todo el mun­do. Envía infor­ma­ción sobre el retiro de for­ma reg­u­lar —los e‑mails que se envían pron­to por la mañana entre el lunes y el miér­coles sue­len ten­er más lec­tores que el resto—.

Crea tam­bién una pági­na web o uti­liza un microsite Weezevent para col­gar toda la infor­ma­ción de for­ma perenne. Haz lo mis­mo en Face­book, cre­an­do una Pági­na o un Grupo ded­i­ca­do a tu retiro.

Amplía tu públi­co orga­ni­zan­do de for­ma pun­tu­al cur­sos en salas o cen­tros de yoga difer­entes de donde impartes habit­ual­mente tus clases. Tras var­ios retiros orga­ni­za­dos, los más fieles repe­tirán una edi­ción tras otra.

5. Comunícate con el grupo

Una vez ten­gas los primeros inscritos a tu retiro, empieza a comu­ni­carte con ellos para que sep­an exac­ta­mente qué pueden esper­ar. Tam­bién ten­drás que recoger infor­ma­ción sobre ellos, ya sea para ti o para trans­mi­tir­la al cen­tro de retiro. Si has sido pre­vi­sor y has inclu­i­do un for­mu­la­rio de inscrip­ción com­ple­to, ten­drás todo lo que nece­si­tas des­de el mis­mo momen­to de la inscrip­ción: tipo de ali­mentación, cer­ti­fi­ca­do médi­co, niv­el de yoga, his­to­r­i­al de lesiones, per­sona de con­tac­to en caso de urgen­cia, etc.

Te recomen­damos enviar tres e‑mails, espa­ci­a­dos, antes de tu retiro de yoga:

  • Con­se­jos de via­je
    • Los asis­tentes a tu retiro no tienen por qué estar, todos ellos, acos­tum­bra­dos a via­jar. Dales infor­ma­ción clave sobre qué lle­var y, sobre todo, qué no olvi­dar en ningún caso.
  • Pau­tas para la estancia
    • Fija unas reglas en fun­ción de tus pref­er­en­cias: pun­tu­al­i­dad, con­sumo del alco­hol, etc. Es fun­da­men­tal que las comu­niques con toda la antelación posi­ble antes de la sal­i­da.
  • Horario y agen­da del retiro
    • De esta for­ma, crearás emo­ción y ganas en los asis­tentes, que se proyec­tarán has­ta la fecha del retiro.

6. Otros consejos

No olvides el tema de los seguros y la respon­s­abil­i­dad civ­il. Exige que los asis­tentes hayan con­trata­do un seguro de via­je antes de acud­ir al retiro y hazles fir­mar un descar­go de respon­s­abil­i­dad.

Sé cre­ati­vo en la preparación de tu retiro de yoga. La may­oría de estos even­tos uti­liza las mis­mas fór­mu­las, por lo que el tuyo debería difer­en­cia­rse ofre­cien­do activi­dades que sal­gan de lo común. ¡Cuan­to más difí­cil de copi­ar sea el pro­gra­ma de tu retiro de yoga, más atrac­ti­vo será para los poten­ciales asis­tentes!

Ya están en tu mano todas las car­tas para orga­ni­zar tu retiro de yoga. ¡No te fal­ta nada más que una her­ramien­ta de inscrip­ción online todo en uno y tu preparación estará lista para despe­gar! Des­cubre todas las ven­ta­jas de nues­tra platafor­ma de inscrip­ción online hacien­do clic en el sigu­iente botón:

Más infor­ma­ción

¡Nos vemos por weezevent.com!

Comparte este artículo en