Red Bull Air Race Cannes

¡Un servicio de altos vuelos para la Red Bull Air Race Cannes!

100 000 espectadores contemplaron desde La Croisette una carrera a 25 metros sobre el agua.

En acción:
  • 100 000 espectadores en 3 días.
  • 900 terminales desplegados en La Croisette.
  • 20 000 entradas vendidas in situ.
  • 8 zonas de acceso.

Un evento seguido en 188 países.

El campe­ona­to, cuya segun­da eta­pa ha tenido lugar en Fran­cia, reunió 24 pilo­tos acrobáti­cos sobrevolan­do La Croisette durante 3 días. Los pilo­tos vue­lan por un cir­cuito mar­ca­do por pilones hinch­ables de 25 met­ros de altura, ¡a una veloci­dad de más de 370 km/h!

100 000 espectadores han asistido a una competición de altos vuelos.

Con este número de asis­tentes que recibir a lo largo de la bahía de Cannes, Red Bull ha con­fi­a­do en Weezevent y sus solu­ciones de ven­ta de entradas online e in situ, con­trol de acce­so y pago cash­less. Un oper­a­ti­vo con­ce­bido a medi­da para la orga­ni­zación, con una gran diver­si­dad de ofer­ta de entradas para cubrir las difer­entes zonas, des­de el acce­so para el públi­co gen­er­al has­ta las gradas y zonas VIP.

Más de 20 000 entradas vendidas in situ.

Los numerosos curiosos que lle­garon a dis­fru­tar del buen tiem­po en La Croisette pudieron hac­erse con sus entradas direc­ta­mente allí gra­cias a las taquil­las físi­cas de Weezevent, que emi­tieron las últi­mas entradas disponibles durante los 3 días del even­to.

Un despliegue de 900 terminales en todo el recinto.

Con 8 zonas a lo largo de La Croisette, los desafíos son muchos: una gran aflu­en­cia de públi­co en poco tiem­po (antes y después de las car­reras), mul­ti­tud de sal­i­das y entradas que requieren un con­trol sis­temáti­co en cada puer­ta al tiem­po que se evi­ta la for­ma­ción de colas, y la super­visión de los 900 ter­mi­nales en un espa­cio de más de 2km de largo.

Con el sis­tema NFC, el acce­so y el pago cash­less se ges­tio­nan a través de los chips de las pulseras de los asis­tentes. Una vez han recogi­do su pulsera en una de las 3 puer­tas de acce­so, los asis­tentes pueden moverse por La Croisette y con­sumir allí mis­mo, en los food trucks, uti­lizan­do su pulsera pre­car­ga­da –o car­ga­da en el ban­co cash­less– para pagar..

El staff, equipa­do con ter­mi­nales cash­less, con­tro­la el acce­so del públi­co tan­to en las zonas den­tro del recin­to como en los acce­sos des­de el exte­ri­or. Estos ter­mi­nales per­miten tam­bién realizar recar­gas cash­less en los ban­cos insta­l­a­dos a tal efec­to. Los restau­radores pre­sentes en el even­to reciben tam­bién una for­ma­ción para el uso de los ter­mi­nales de pago.

¿Preguntas? ¿Quieres una demo?

Contactar con nuestros expertos