¿Qué es eso del pago cashless?

¿Qué es eso del pago cashless?

Esta pal­abra ingle­sa quiere decir lit­eral­mente “sin efec­ti­vo”. ¡Una defini­ción un tan­to incom­ple­ta para un con­cep­to que se puede mate­ri­alizar de tan­tas for­mas!

Puede que no lo sepas pero ¡el cash­less no es cosa de ayer! A finales de los años 50, la empre­sa france­sa Club Med implan­tó su pro­pio sis­tema de pago, el “col­lier-bar” (lit­eral­mente, col­lar-bar): un col­lar com­puesto por bolas de difer­entes col­ores (cada col­or tenía aso­ci­a­do un val­or) y que servía para pagar en los difer­entes pun­tos de ven­ta de sus ciu­dades de vaca­ciones. La idea era facil­i­tar los pagos y lud­i­ficar el pro­ce­so, mien­tras reducían la cir­cu­lación de efec­ti­vo en sus com­ple­jos hotele­ros. Así, los clientes podían pagar sus con­sum­i­ciones sin prob­le­ma inclu­so des­de la pisci­na, sin salir del agua y, lo más impor­tante, ¡sin sacar la cartera! ¡Un sis­tema prác­ti­co a la par que diver­tido!

NO TODO PAGO DESMATERIALIZADO ES IGUAL

El tér­mi­no cash­less, “sin efec­ti­vo”, se uti­liza para des­ig­nar tres tipos de sis­temas:

  • El uso de ter­mi­nales de pago elec­tróni­co (TPV — Ter­mi­nal Pun­to de Ven­ta): las tar­je­tas ban­car­ias, tan­to las tradi­cionales como las “sin con­tac­to”, son for­mas de pago sin efec­ti­vo acep­tadas en la gran may­oría de even­tos. Además, hoy en día, se puede pagar en este tipo de ter­mi­nales inclu­so con el smart­phone o reloj, a través de Apple­Pay o Google Wal­let. Si nos ceñi­mos a esta defini­ción, ¡el cash­less está en todas partes!
  • La implantación de una mon­e­da propia: los tokens o los tiques de bebi­da se pusieron muy de moda a finales de los años 2000 y ofrecían una primera respues­ta a los prob­le­mas de seguri­dad de los flu­jos de caja y del recuen­to de efec­ti­vo.
  • La implantación de una mon­e­da propia a través del pago NFC: con un fun­cionamien­to, para el asis­tente, pare­ci­do al de los tokens (pun­tos den­tro del recin­to en los que realizar el cam­bio), la tec­nología NFC supone una des­ma­te­ri­al­ización de la mon­e­da propia y abre un mon­tón de nuevas posi­bil­i­dades online (seguimien­to de las con­sum­i­ciones en tiem­po real, recar­gas online…).

Cuan­do hablam­os de cash­less, la defini­ción que nos intere­sa es la últi­ma.

MÁS ALLÁ DE LOS PAGOS

Implan­tar el cash­less en un even­to es mucho más que crear una mon­e­da propia y un sis­tema de pago lúdi­co.

La nat­u­raleza tec­nológ­i­ca del cash­less NFC es la excusa per­fec­ta para ten­er cajas reg­istrado­ras en todos los pun­tos de ven­ta del even­to. ¡Toda una rev­olu­ción! Antes del cash­less, había que hac­er un despliegue de cien­tos de cajas con efec­ti­vo (muchas veces cajas de madera o de plás­ti­co) y doce­nas de TPVs. Y había que encar­gar la recogi­da de todo el dinero en efec­ti­vo a per­son­al de seguri­dad, para evi­tar posi­bles robos… Claro que, además de todo lo rela­ciona­do con la seguri­dad, hay que ten­er en cuen­ta que esta for­ma de ges­tionar el dinero era muy poco pre­cisa y no per­mitía hac­er un seguimien­to detal­la­do de las ven­tas.

El tér­mi­no “cash­less” no hace jus­ti­cia al sis­tema que rep­re­sen­ta, ya que es más el ger­men de un eco­sis­tema dig­i­tal en ciernes que un sim­ple sis­tema de pago. Mirar al cash­less des­de la per­spec­ti­va exclu­si­va de los pagos es un acer­camien­to muy pobre, vis­tas las posi­bil­i­dades de uso que ofrece la tec­nología NFC.

El cash­less, a fin de cuen­tas, tam­bién es una her­ramien­ta de comu­ni­cación, igual que lo era el col­lar del Club Med. La creación de una mon­e­da propia refuerza el sen­timien­to de perte­nen­cia de los asis­tentes, además de ser un pun­to más de inter­ac­ción con ellos.

No nos pier­das de vista, ¡te ire­mos desve­lando los secre­tos del cash­less!

Para saber­lo TODO sobre el cash­less: DESCARGA aquí nue­stro LIBRO BANCO GRATIS.

¡Nos vemos por weezevent.com!

Comparte este artículo en